Cuidados diarios del Neonato

Durante el seguimiento diario se han de controlar los siguientes valores;

el peso, cada 24 horas (se considera normal una pérdida del 10% hasta el tercer día.

la temperatura axilar, cada 12 horas.

la higiene, cada 24 horas.

la cura del cordón umbilical, cada 12 horas y cada vez que se haya estado en contacto con heces u orina.

lavado ocular o nasal, con suero fisiológico.

Valorar, la respiración, la coloración, y la actividad cada 12 horas.

Controlar la eliminación de orina y meconio, anotando la primera emisión, el aspecto y la frecuencia, cada 12 horas.

Durante las primeras 24 horas el recién nacido debe expulsar el meconio, que es de color negro y de aspecto pegajoso, sino se ha expulsado en las primeras 48 horas, debe sospecharse la posibilidad de que tenga el ano imperforado o la enfermedad de Hirschprung.

Tras el tercer día de vida, aparecen las deposiciones de tránsito, de color marrón verdoso o amarillento.

A partir del cuarto día, aparecen las deposiciones definitivas, con caracteristicas diferentes.

Si la lactancia es materna, la deposición será pastosa, si es con leche artifical, la consistencia de la deposición será más firme.

Valorar la alimentación;

lactancía materna, anotaremos la frecuencia, tolerancia, regurgitación y si a sido preciso dar suplementos de leche artificial.

toma de biberones, anotaremos la cantidad ingerida.

A los recién nacidos con riesgo de hipoglucemia, hijos de madres diabéticas, niños con peso superior a 4 kg. o inferior a 2,500gr ó prematuros con menos de 37 semanas de edad gestación, se les ha de realizar las determinaciones de glucemia prescritas por el pediatra.